En el universo de los negocios, las organizaciones deben trazar sus guías, en función de la visión del camino que desean desarrollar dentro del mercado, pensando en ese horizonte que quieren alcanzar. 

Para ello, es importante poder saber por dónde y cómo empezar ese recorrido, detectar aspectos relevantes para captar la atención y encauzar todo en función del plan. Lo que implica todo un desafío y una puesta en práctica de herramientas, para potenciar el desarrollo empresarial. 

Aquí compartiremos una herramienta muy utilizada por las organizaciones, en estos momentos claves. 

  1. ¿Cómo contribuir a tu plan de acción empresarial?

El análisis GAP o de brechas, es una herramienta que justamente permite poder hallar, encontrar aquellos aspectos que están produciendo una brecha, ya sea a nivel de rendimiento, eficiencia o productividad.

Las organizaciones contribuyen a su plan de acción empresarial, cuando pueden detectar con claridad qué sistemas están atrasados y así poder diseñar un plan de acción, que pueda colaborar en su corrección. 

  1. ¿Qué es el análisis GAP?
  2. Podríamos definirlo como un método que es utilizado para comparar aquellas diferencias que puedan encontrarse entre el desempeño esperado y el real, si tomamos como punto de análisis un negocio puntual o una organización. De aquí proviene esta idea de brecha, ese espacio, lugar que se dá entre “donde queremos estar” (el estado objetivo) y “donde estamos ahora” (estado actual).

GAP es una abreviatura que proviene de términos en inglés, good, average y poor, es decir, aspecto destacado, normal o mejorable de una empresa. 

Así pues, esta Matriz GAP, comprende una evaluación interna de las necesidades, carencias o aquellas brechas de necesidades, para revalorizar la situación de una organización en diversas áreas de ella y subsanar las deficiencias. 

De esta manera, análisis GAP se convierte en una herramienta por medio de la cual, es posible medir la efectividad de los contenidos, hacer sus análisis, definirlos e implementar los cambios que se consideren necesarios, en cada área o etapa correspondiente del proceso de conversión. 

¿De qué manera se puede llevar adelante un análisis GAP?

En el mundo empresarial y de los negocios, no está predeterminado un proceso que pueda llevarse a cabo para analizar las brechas, dado que este debe estar personalizado para poder adaptarse a las necesidades del negocio u organización puntual. 

Hay determinados pasos que se pueden llevar a cabo para analizar e identificar estas brechas en los negocios:

  1. Analizar la situación actual de la empresa, permitiendo identificar el área. 

Es necesario poder identificar en donde se debe hacer foco, sea en el área de finanzas, ventas, calidad del producto, marketing, etc. y ser específico para dar en el blanco del problema. 

  1. Definir la situación deseada e identificar aquellas metas que se quieren alcanzar.

Una vez identificada el área en la cual se debe hacer foco, es importante establecer cuál es el objetivo u meta, los cuales deben ser inteligentes y realistas, justamente alineados a lo que necesita el negocio. 

  1. Determinar la brecha para conocer el estado actual.

Para poder continuar con el proceso, se debe conocer cuál es el estado actual. Una vez que puedas examinar los informes de tu empresa, podrás ponerte al tanto de cuál es tu posicionamiento actual en el mercado, pudiendo llevar adelante una lluvia de ideas y recabar todos aquellos datos que sean de utilidad, sobre cuál es el rendimiento actual del negocio. 

  1. Solucionar la brecha y determinar el lugar al que se quiere llegar en el futuro.

Siempre debes tener presente que metas inteligentes te has planteado para poder definir tus parámetros. Si llegas a esas metas, fuiste capaz de conseguir una posición deseada para tu futuro negocio. 

  1. La brecha entre dos estados

Ahora que ya has comprendido donde estás en la actualidad y donde deseas estar, una vez identificados esos espacios-brechas, podrás estar listo para cerrarlos. Por ello, entender las desventajas en el presente y compararlas con las aspiraciones, comprende analizar cuáles son las causas por las cuales no se han alcanzado los objetivos, para así, poder poner en marcha los procesos o estrategias determinadas, para corregir esas carencias/dificultades. 

Podemos ver, que los pasos a seguir son simples, pero tal vez, no sea tan sencillo llevar adelante todo este análisis. Requiere de un proceso para poder detectar todos aquellos aspectos que se desean mejorar y proponer soluciones que sean de utilidad y eficacia. 

  1. ¿Cuáles son sus beneficios?

Como hemos visto, llevar adelante este análisis requiere de una inversión, pero comprende una herramienta que permite conocer un poco más de tu empresa y sobre poder hacer hincapié e identificar cuáles son los puntos débiles a mejorar. 

Entre los principales beneficios, podemos encontrar:

  • Posibilita una visión y evaluación de la posición actual de la organización, permitiendo detectar fallas, carencias o deficiencias que obstaculizan la llegada a un objetivo deseado y remediarlas.
  • Es posible utilizarlo en diferentes áreas: ventas, logística, seguridad, comercial, organización, etc.
  • Permite identificar, aquellos riesgos o problemas existentes que se encuentran asociados a los procesos realizados en la empresa.
  • Hace posible acceder a las necesidades presentes en la organización, para remediar sus deficiencias y adaptarse a los estándares del mercado.
  • Establecer una base confiable, planteando posibles soluciones, que permitirá poder dar lugar a una planificación eficiente y a mejorar estrategias, para llegar a un resultado deseado y lograr las metas propuestas.
  • Puede utilizarse para tomar datos relevantes, al momento de analizar el rendimiento histórico de la organización. 
  • Facilita elevar el bienestar de la empresa y agregar un componente de valor institucional.
  • Incrementa la calidad de la compañía, del producto o servicio.

Vimos entonces esta herramienta de análisis, es de gran ayuda para las organizaciones, haciendo posible la revisión de cuál es el actual enfoque de su gestión e implementar las mejoras necesarias. Esto requiere de un compromiso del equipo que la compone, como también esfuerzos y acciones dirigidas, para facilitar la percepción de los riesgos y oportunidades.