Desde hace siglos, las sociedades humanas ponemos como foco central la cultura del trabajo, de ganarse la vida y sobrevivir gracias al esfuerzo diario de trabajar. Sin embargo, existen aquellas culturas que ponen demasiado énfasis en hacer todo lo posible para trabajar a diario, dejando completamente de lado el factor de la salud mental de las personas. 

La relación que se crea en estos ambientes con el trabajo no es para nada saludable e inclusive en muchos casos es sofocante, torturador y un sufrimiento del cual no se puede escapar, ya que se piensa que estamos destinados únicamente a cumplir con nuestras tareas laborales para mantener en pie la sociedad.

Este tipo de percepciones deben comenzar a cambiar en algún momento. Es así como en la actualidad se están comenzando a implementar varias pautas y conocimientos relacionados a la salud mental en el trabajo.

Los componentes dentro de una empresa son mayoritariamente personas o capital humano y no tener en cuenta los aspectos de salud mental que tiene cada uno y que influye en el desarrollo de sus tareas dentro de la misma implica un gran retroceso como sociedad en general e incluso puede llevar al fracaso de la empresa.

Es entonces como en este artículo nos parece tan significativo tratar la importancia del tema de la salud mental dentro del área de trabajo, y cuáles son algunas de las maneras más básicas para fomentar y cuidar la misma por parte de la empresa.

¿Qué es la salud mental y por qué es tan importante?

Primero que nada, debemos comprender mejor qué es exactamente la salud mental y por qué es tan sustancial tenerla en cuenta en todas las áreas y los aspectos de la vida humana, especialmente en el que respecta al ambiente laboral y el trabajo en sí.

Este estado de equilibrio de las personas con respecto a su entorno sociocultural influye directamente en el modo en cual se sienten, actúan, expresan, piensan y reaccionan y, por lo tanto, de una forma un poco más indirecta en la sociedad, y que si no se tratara la salud mental o no se le diera nada de importancia, podría ocurrir un estado de desequilibrio total en la mayoría de las actividades que llevan a cabo las personas y en la sociedad entera. Para poder desenvolvernos en nuestro entorno y convivir en sociedad armónicamente, es importante tener buena salud mental como individuo.

¿Qué sector o especialidad se encarga de la salud mental laboral?

Ya pasando a cómo se proyecta la salud mental dentro del entorno laboral en que se desenvuelven a diario la mayoría de las personas, existe un área de especialización que se encarga específicamente de la salud mental en el trabajo.

La psicología tiene varias ramas según sus temas de especialización, uno de ellos es justamente lo que se conoce como psicología organizacional, también conocida como psicología laboral o del trabajo. Esta misma estudia principalmente el comportamiento que tienen los humanos en su ámbito laboral.

Gracias a la psicología laboral se pueden llevar a cabo varias actividades dentro de una empresa como el reclutamiento y selección del personal, la evaluación o análisis de los perfiles de los empleados, la construcción de un ambiente laboral sano y equilibrado, la potencia de la productividad y el rendimiento, la responsabilidad social de la empresa con sus empleados y clientes, el desenvolvimiento social de los sujetos en sus labores y mucho más.

¿Qué papel deben cumplir los administradores para cuidar de la salud mental de sus empleados?

Los administradores o superiores (dueños, jefes, gerentes, etc.) son los principales encargados de construir una empresa que tenga bases morales y socialmente correctas, donde la validación de la salud mental de cada uno de sus empleados sea algo de su importancia para el progreso de la empresa. Si bien no son ellos los que se deben encargar específicamente de atender estos asuntos en su totalidad, sí son los que se deben preocupar por contar con un equipo especializado en psicología laboral y recursos humanos para garantizar, cuidar y fomentar un ambiente sano entre sus trabajadores.

Las principales pautas que se deben tener en cuenta para lograr un ambiente con buena salud mental en lo laboral son las siguientes:

–          Permitir que el personal participe en  la toma de decisiones para así desarrollar en ellos un sentimiento de control, confianza, participación y tolerancia.

–          Promover actividades que vayan más allá de las principales responsabilidades del trabajo y permitan el fortalecimiento de vínculos y el acceso a tiempo de diversión y descanso como actividades deportivas, artísticas y culturales, eventos sociales, congresos de profesionales, días libres, celebración de cumpleaños, tiempo libre, etc.

–          Promover un ambiente que permita la empatía, tolerancia, respeto, autoconocimiento, libertad de expresión, resolución pacífica de conflictos, comunicación asertiva, pensamiento crítico, relaciones interpersonales, amistad, manejo de emociones y sentimientos, apoyo social.

–          Formar a los empleados en primeros auxilios psicológicos como el manejo de la ansiedad y el estrés, control de ataques de pánico, conductas violentas, trastornos mentales, conductas antisociales, prevención del suicidio y el maltrato hacia otros.

–          Difundir estrategias de comunicación

–          Permitir a los empleados tener un espacio en el que puedan expresar sus quejas, sus dudas, sus observaciones, sus peticiones, las cosas positivas o negativas del trabajo.

–          Contar con un equipo o departamento especializado en salud mental dentro del sector de recursos humanos.

En conclusión, el trabajo puede afectar de varias formas la salud mental de los individuos. Todos vivimos una realidad distinta, tenemos características, personalidad y aflicciones diferentes y la mayoría de las veces las reflejamos en nuestro ámbito laboral. Es por esto que para mantener una armonía es transcendental que las empresas le den mayor importancia a lo que respecta a la salud mental de sus empleados.