Al frente del departamento dedicado a los recursos humanos, el director de esta área es el responsable de la gestión del personal. Se ocupa de los aspectos administrativos y reglamentarios relacionados con la presencia de los empleados. 

Aunque sus misiones varían según las empresas y el tamaño de su plantilla, se han ampliado y diversificado en su conjunto. Al proporcionar funciones técnicas, estratégicas y operativas, desempeña un papel esencial en el apoyo a los empleados y gerentes. 

¿Cuál es el papel del director de recursos humanos? ¿Para qué sirve realmente? 

El Director de Recursos Humanos es responsable del personal de una organización. También están a cargo de la contratación, la organización de beneficios y el manejo de situaciones de emergencia.

¿Para qué sirven los recursos humanos?

El departamento de recursos humanos (RRHH) es el responsable de la gestión administrativa y social del personal de una empresa. En concreto, se trata de cuidar a los empleados, desde su contratación hasta el final de esta:

  • Selección, contratación y redacción de contratos de trabajo.
  • Verificación de la conformidad de los contratos y prácticas empresariales con las normas del derecho laboral (Código del Trabajo, convenios y convenios colectivos).
  • Control de las condiciones de trabajo de los empleados.
  • Gestión de nómina de empleados (elaboración de nóminas y declaraciones sociales).
  • Seguimiento de la vida profesional de los empleados: jubilación, enfermedad, accidentes, formación, bajas, incumplimiento de contrato, gestión de carrera, entre otros.

No es una obligación legal, pero es probable que su departamento de recursos humanos tenga a mano su archivo de personal de acuerdo con las legislaciones vigentes en todos los países, el cual contiene todos los documentos relacionados con su vida profesional dentro de la empresa: solicitud, contrato de trabajo, correspondencia y baja por enfermedad.

Es bueno saber que las empresas pueden tener diferentes estrategias de recursos humanos: las grandes, generalmente disponen de un departamento interno, las más pequeñas pueden subcontratar tareas, algunas empresas ni siquiera necesitan esto en absoluto.

Los departamentos de recursos humanos rara vez son sistemáticos: en algunas empresas, puede tercerizarse o ser administrado por un director ejecutivo.

El Director de Recursos Humanos

El alcance de las funciones del Gerente de Recursos Humanos varía de una empresa a otra. Puede estar adscrita a una dirección local o sectorial o a la dirección general de la empresa. En este caso, tiene más influencia e implicación en el desarrollo del proyecto de estrategia empresarial.

El Director de RRHH al servicio del buen funcionamiento de la empresa

Más allá de los aspectos administrativos y normativos, el director de recursos humanos es responsable de supervisar y proteger al personal, pero también de garantizar un buen clima de diálogo social entre la dirección y los empleados. Su papel es crucial, ya que la gestión de personal es una clave fundamental para el éxito y desarrollo de una empresa.

  • Supervisión y protección del personal asalariado

El Director de RRHH, debe conocer bien todas las profesiones de la empresa y contar con una visión global de su organización y funcionamiento, vigilar el sector, anticiparse y definir las posibles evoluciones de la empresa y preparar o adaptar la organización de la plantilla al mismo:

  • Contratación de empleados o proveedores de servicios.
  • Creación o modificación de equipos.
  • Seguimiento de las competencias de los empleados: propuesta de cambios de puesto o seguimiento de la formación.
  • Entrevistas individuales de evaluación.

Puede tener un papel de impulso que acompaña a los directores y gerentes:

  • Desarrollo de objetivos.
  • Cambio o mejora de los modelos de gestión.
  • Implementación de nuevos métodos o nuevas formas de trabajo (como el teletrabajo).
  • Las empresas son cada vez más colaborativas e interconectadas. Esto conducirá a un sentido armonizado de misión y una calidad constante.

Finalmente, también es su responsabilidad garantizar que los empleados estén protegidos:

  • Adecuación del trabajo de los empleados a las normas reglamentarias.
  • Gestión de riesgos sociales y conflictos profesionales.
  • Tomar medidas generales para proteger la salud física y moral de los empleados.

Representación de la dirección general y diálogo social

El director de recursos humanos es responsable del bienestar de los empleados. Debe esforzarse al máximo para que se sientan bien y encuentren sentido a su trabajo dentro de la empresa.

Ejerce funciones de comunicación interna para asegurar un diálogo sereno entre la dirección general y el personal:

  • Representa a la dirección general de la empresa ante los trabajadores, en particular a través de los órganos de representación y los sindicatos, a los que debe mantener informados de los proyectos y desarrollos.
  • Escala las opiniones y peticiones del personal para que sean tenidas en cuenta por los directivos.

Tenga en cuenta: es quien está a cargo de anticipar cualquier conflicto entre los empleados y la gerencia y cualquier demanda laboral que pueda surgir, debe ser receptivo y capaz de encontrar soluciones efectivas a problemas que a veces son graves o urgentes. 

Debido a este rol altamente relacional, un buen Director es un gerente pedagógico influyente, tranquilizador, persuasivo y cercano al personal.

El actor DRH de la estrategia de la empresa

El director de recursos humanos suele estar incluido en el comité de dirección (con la dirección financiera y comercial) y luego participa en la definición de la estrategia general de la empresa. Puede aportar elementos concretos para contribuir al desarrollo del plan de negocios y proponer etapas de desarrollo u objetivos a la dirección general.

En consecuencia, sus funciones implican que se mantenga informado de las diversas estrategias de RR.HH. implementadas por otras empresas, nuevas estrategias que sería posible adoptar así como posibles innovaciones en el sector empresarial de la empresa. 

También, debe tener en cuenta muchos problemas sociales y cambios generales en el mundo del trabajo (expectativas de los empleados, nuevos estándares regulatorios, implementación de normas y políticas sociales), así como la situación económica y el presupuesto dedicado a RRHH.

Cuando una estrategia ha sido validada por la dirección general, muchas veces le corresponde a ella hacerse cargo de su implementación operativa, por etapas o por sectores, para comprobar que se está ejecutando sin problemas y mantener informada a la dirección general sobre el seguimiento y el progreso de los proyectos.