Dentro del campo de la creación de contenidos, y más específicamente en el contenido creado para e-Learning, existen diferentes roles cuya funcionalidad está destinada a crear un contenido de calidad y cumpliendo con ciertos estándares.

Dentro de estos roles, la figura del Subject Matter Expert (SME), o ‘’Experto en contenidos’’, resulta fundamental para lograr este cometido. Pero, ¿qué implica realmente este puesto, y para qué sirve dentro del e-Learning?

¿Qué es un Subject Matter Expert?

Un experto en contenidos es alguien que ha dedicado muchos años de su vida a un campo en particular, hasta volverse un experto en la materia. Su trayectoria y profesionalismo lo convierten en una figura que domina el lenguaje de dicha materia y todo lo relacionado a la misma.

Es a quien se acude para poder desglosar un tema que será destinado a la enseñanza de un grupo de alumnos, ya que es con el Subject Matter Expert, que evaluaremos todas las dudas, y podremos desarrollar un tema de manera cabal.

¿Qué es el Diseño Instruccional?

Un Diseñador Instruccional (DI) no maneja los conocimientos de un SME, pero sí es alguien que posee la formación necesaria sobre pedagogías y métodos de enseñanza.  Como imaginarán, dictar una clase no se trata solamente de exponer un tema con sus principales características y ya. Implica todo un trabajo de diseño previo.

Aquí es donde el DI desempeña su rol. Imagina tener que explicar algo sobre lo cual eres experto, pero debes enseñarle a alguien que no sabe absolutamente nada al respecto. Deberás bajar tu nivel tanto de conocimientos como de lenguaje, para poder hacerte entender.

En resumidas cuentas, este es el papel que cumple el DI. La de adaptar los contenidos para que sean dinámicos y entendibles para los alumnos.

La importancia del Subject Matter Expert y el Diseñador Instruccional en el e-Learning

Para que estas dos figuras sean funcionales al e-Learning, resulta fundamental que sean capaces de trabajar en equipo, ya que uno se nutre del otro. Esta dupla por lo general siempre actúa en conjunto: El SME instruyendo y aportando con sus conocimientos y saberes. El Di bajando a tierra y traduciendo estos conocimientos para volverlos más básicos.

Es importante que el DI, no sea un experto en la materia como lo es el SME, esto brindará otra perspectiva del asunto, y podrá hacer las preguntas pertinentes para poder enseñar el tema de cero. El SME, por su lado, sabrá responder a esta preguntas, y gracias al trabajo en equipo con el DI, podrá re estructurar el contenido, para abordarlo de otra manera.

Características de un SME

Los Subject Matter Expert, son elegidos por lo general por su alto grado de rendimiento y por ser quien mayor conocimiento posee sobre un área específica. Sin embargo, ser un experto en algo, no necesariamente te convierte en un buen educador. 

Enseñar es todo un arte, requiere de un cierto manejo de lenguaje, empatía con los aprendices, y el don de poder mantener la atención de tus oyentes, mientras les aportas nuevos conocimientos. 

No se trata de una tarea fácil, por eso no es para todo el mundo, y justamente existen distintas estrategias y herramientas que usamos para poder hacer más fácil el rol de enseñar.

Así que no necesariamente un SME tiene por qué contar con estas habilidades, pero sí es importante que trabaje en común unión con un Diseñador Instruccional, para que el proceso de la enseñanza resulte mucho más fructífero para todos. 

Podemos encontrar diferentes perfiles de Subject Matter Experts, pero lo cierto es que hay ciertas características en común que te hacen ser un verdadero experto en la materia.

∙         Son estructurados: Por lo general, están acostumbrados a explicar los conocimientos de una cierta forma, y lo han hecho así durante mucho tiempo, ya sea porque están acostumbrados a dar seminarios, cátedras, o hasta porque han publicado libros o artículos al respecto.

En el campo de la educación, por lo general es importante la flexibilidad a la hora de educar, ya que los estudiantes pueden a su vez proponer otros caminos diferentes a los que el SME había trazado, y por eso es importante que exista un diseño instruccional de la clase.

∙         Autoexigentes: Si han llegado al nivel de profesionalismo e idoneidad en el que se encuentran, es porque han trabajado duro para llegar ahí. Realmente lleva años volverse un verdadero experto en casi cualquier cosa. Además, si un SME ocupa ese puesto, es porque por su autoexigencia, ha logrado destacar de entre todos sus pares y colegas.

∙         Compromiso: Ser un Subject Matter Expert requiere un alto grado de compromiso con el tema que se está abordando. Al compromiso están relacionados la pasión por dicho tema, y la investigación profunda, características que difícilmente se podrían llevar adelante si no se tiene compromiso para con lo que se está enseñando.

¿Cómo trabajan el SME y el DI dentro del e-Learning?

Es importante que a la hora de trabajar juntos, cada uno conozca bien sus roles, y no se interpongan en la tarea del otro. El SME debe poder aportar con sus conocimientos, mientras que el DI actúa más bien como la voz del alumno, diseñando estrategias que beneficien la comunicación entre educador y educandos. 

Deben poder establecer lapsos de tiempos, y metas que idealmente se puedan cumplir. El DI debe asumir el compromiso de leer toda la propuesta que el SME ha presentado para saber exactamente qué preguntas hacer, y qué aspectos son proclives a ser corregidos para hacer la enseñanza más loable.

La colaboración entre ambos es lo que termina dando como resultado procesos de enseñanza efectivos, para que los alumnos puedan formarse intelectual y profesionalmente de la mejor manera, y de esa forma marcar un antes y un después en sus trayectorias laborales

Lo cierto es que la figura del Subject Matter Expert resulta fundamental a la hora de crear un curso, estructurar los tópicos, establecer objetivos, y sumar esa información necesaria y de calidad para que un curso de aprendizaje termine siendo realmente un éxito.