La tecnología representa un gran recurso que hoy en día las empresas aprovechan al máximo para optimizar todos sus procesos, brindándole grandes ventajas a nivel competitivo para posicionarse en el mercado. 

Es imposible que en la actualidad alguna empresa pueda resistirse a la implementación de soluciones tecnológicas, sabiendo que estas le ofrecen un sinfín de ventajas para operar de forma eficiente y aumentar su productividad. 

Toda herramienta tecnológica a implementar, debe estar alineada con los objetivos de la misma para obtener los resultados deseados. Actualmente, son el referente para la gestión de proyectos de transformación digital. Están modificando las prácticas consolidadas de gestión de proyectos en todos los campos, introduciendo nuevos conceptos y enfoques destinados a gestionar el cambio, hasta el punto de tocar la organización en general de la empresa y la forma de trabajar de las personas, declinando de manera diferente en las diversas áreas.

Desarrollando habilidades con agile learning 

El aprendizaje ágil o agile learning es un tipo de aprendizaje que es flexible, rápido y efectivo. Se puede utilizar tanto con fines didácticos como formativos ofreciendo beneficios a los equipos, líderes de proyectos y clientes, que incluyen:

Los beneficios del aprendizaje ágil son:

  • Reducción de residuos a través de una reducción de recursos.
  • Aumento de la flexibilidad y adaptación al cambio.
  • Mayor tasa de éxito gracias a esfuerzos más enfocados.
  • Tiempos reducidos.
  • Descubrimiento más rápido de defectos y problemas.
  • Procesos de desarrollo optimizados.
  • estructura más ligera.
  • Control óptimo del proyecto.
  • Concentración en las necesidades específicas del cliente.
  • Desarrollo más rápido de soluciones

Esta permite que la implementación de nuevas soluciones tecnológicas, obtengan resultados altamente positivos en un menor tiempo. Sesiones cortas e interactivas (también conocidas como sprints) permiten a proveedor y cliente, trabajar juntos en busca del mejor resultado e importar cambios o ajustes en cada paso.

Pero, ¿Qué es el método ágil o agile learning? 

Explicado de forma sencilla, cuando utilizamos el termino de software ágil (ASD – Desarrollo de software ágil en inglés) nos referimos a un conjunto de metodologías de desarrollo que se han generalizado desde principios de la década de 2000.

Se oponen a los modelos de desarrollo tradicionales (principalmente el modelo en cascada) al proporcionar un enfoque menos estructurado pero muy eficaz.

Los procedimientos promovidos en el contexto ágil incluyen: formación de pequeños equipos de desarrollo, polos autogranizados y funcionales, desarrollo incremental e iterativo, involucramiento continuo del cliente, entre otros.

¿Cuáles son los objetivos de la metodología ágil?

Los principales objetivos de la metodología ágil son satisfacer la necesidad en tiempo y forma de los clientes, garantizando siempre una alta calidad y un perfecto funcionamiento. El aumento de la calidad, también se corresponderá con una reducción de costes y tiempos de desarrollo.

Las ventajas del agile learning

Las principales ventajas  son, de hecho, la mayor flexibilidad para las solicitudes de cambios y la alta puntualidad de respuesta, vinculada a áreas muy innovadoras, donde las solicitudes no son claras de inmediato, y se tiene que ser muy rápido.

Estas incluyen el aumento del control, que indican que Agile permite en cualquier caso realizar proyectos minimizando riesgos y con mayor eficiencia.

Finalmente, las empresas reportan una mayor satisfacción del usuario final y una mejora en la relación entre la gestión de TI y la Línea de Negocio, prueba del mayor valor final que genera este enfoque.

¿Porque este enfoque es tan importante actualmente?

Este método está cobrando mucha más fuerza con el avance el tiempo. Las empresas que adoptan, aún sin llamarlas así, los principios de Agile son las que ganan el desafío competitivo del mercado y están teniendo cada vez más éxito. Es la innovación gerencial, más que productos o servicios específicos, lo que ha hecho es que cada vez más organizaciones en diferentes sectores sean grandes y exitosas.

La revolución viene sin duda del sector digital, y es aquí donde hay más ejemplos y menos casos aislados. Esto se debe a que, siendo la producción de aplicaciones el elemento clave de estas empresas, Agile se ha convertido en la forma más natural y rentable de operar. De hecho, hoy en día todas las grandes empresas digitales que tienen éxito, han adoptado Agile en todos sus matices, peculiaridades y diversidad.

Pero la transformación digital no se detiene en este sector, muy rápidamente va a cambiar las reglas competitivas y los diferenciales de todos los mercados. Lo digital es un vórtice que atrae a todos los sectores a su centro para transformarlos definitivamente. Algunos sectores están más alejados, otros más cerca del ojo de la tormenta, pero ninguno es inmune. 

Esto, es causa de toda una serie de fenómenos transversales:

  • El crecimiento del componente de servicio en los productos, incluidos los tradicionales, que pueden digitalizarse para ser más eficientes y personalizados.
  • El desarrollo de formas de interacción con los clientes, que cada vez más se realizan en medios digitales.
  • El cambio en los métodos de trabajo dentro de las empresas, que pueden beneficiarse de las nuevas tecnologías, tanto para hacer que la labor de los trabajadores del conocimiento (es decir, todos los empleados, gerentes, vendedores) sea más efectivo, como para mejorar los procesos de producción .
  • Más frecuencia en la recopilación de comentarios y aumento de la colaboración.

Los riesgos de la metodología Agile

Precisamente por sus características de flexibilidad y menor formalidad, la metodología ágil, no se adapta perfectamente a todas las empresa, en particular a las más grandes y tradicionales caracterizado por una mayor rigidez en los procesos y cerrado al cambio.

También, existe un riesgo asociado con la pérdida de una visión a largo plazo, ya que la metodología ágil se enfoca en un horizonte corto. Además, puede no funcionar como se espera si la empresa está formada por equipos con poca experiencia en la gestión bajo presión. 

Por lo tanto, es muy recomendable tener un análisis completo de si su proyecto es el más adecuado para esta metodología o si existen otras soluciones mejores que le garanticen buenos resultados en costos, tiempos y alcance de objetivos.