El talento es un concepto importante que todos debemos conocer, porque está relacionado con la aptitud. Es una métrica que nos ayuda a comprender mejor lo que separa a los que la tienen de los que no.

Aprender nuevas habilidades es un aspecto importante del éxito, ya sea en educación o deportes. Es algo que también se puede heredar con el tiempo, o aprender más recientemente. 

De cualquier manera, el talento puede provenir de diferentes lugares y las habilidades también se pueden transferir a una generación futura a través de múltiples canales.

Las personas con gran talento y habilidades increíbles se distribuyen en la mayoría de los campos, y algunas industrias necesitan que se les enseñe cómo usar mejor sus talentos. 

Por ejemplo, una compañía de seguros querría un actuario experimentado; un abogado querría a alguien con excelentes habilidades de escritura, y así sucesivamente.

¿Qué es el talento?

El talento es un factor clave en el éxito de cualquier empresa. Para construir un equipo sólido, las empresas deben dar a sus empleados la libertad de ser creativos e innovadores.

Talento es un término que describe las capacidades, habilidades y conocimientos de un individuo. En el mundo de hoy, es cada vez más difícil encontrar personas con ciertas habilidades y experiencia.

El talento se puede definir como «la capacidad de producir o hacer algo bien debido a las habilidades naturales o la práctica». El talento también incluye la capacidad de aprender nuevas habilidades y conocimientos de forma rápida y eficiente.

En este contexto, el talento puede verse como una combinación de capital humano y capital intelectual.

La visión tradicional del talento es que es innato en un individuo. Sin embargo, hay muchos otros factores que contribuyen al talento de uno: educación, experiencia, formación.

Tipos de talento

De entrada, el talento es la capacidad de hacer lo que se te da bien. El talento puede ser interno o externo.

El talento interno es la capacidad de hacer algo bien sin mucho entrenamiento o educación. Por ejemplo, una persona que es buena en matemáticas y ciencias puede no necesitar ninguna educación formal para convertirse en ingeniero.

El talento externo se refiere a las habilidades que se aprenden a través de la educación y la capacitación, lo que puede ser difícil para personas con diferentes antecedentes. 

Por ejemplo, una persona sin experiencia en el campo de la ingeniería puede necesitar más tiempo y esfuerzo para aprender cómo convertirse en ingeniero que alguien que ya haya realizado tareas inherentes al campo anteriormente.

Este artículo habla sobre cómo las empresas pueden usar su talento interno de manera más efectiva al empoderarlos con tecnologías apropiadas, sistemas de recursos humanos y estrategias de asignación de capital que los ayudarán a alcanzar sus objetivos más rápido y mejor.

De estas clases de talento, se desglosan los tres tipos de talento de los que se habla en todos los cursos y charlas sobre el tema:

  • Talento natural: es ese tipo de talento que es inherente a nosotros mismo, viene en nuestros genes desde el momento de nuestra gestación y es absolutamente evidente para las personas que lo poseen.

Es aquel que se pone de manifiesto sin ningún tipo de esfuerzo.

  • Talento oculto: es aquel que se encuentra dentro de las personas y que no han sido percibidos aún por la misma y no imagina que lo tiene. 
  • Talentos potenciales: se refiere al potencial de la capacidad de un individuo para crecer en un rol específico. Esto puede ser para una empresa, para la industria o para el individuo.

El talento potencial es un concepto importante porque brinda a las empresas la oportunidad de invertir en su futuro y en su gente. Esta inversión puede ser en forma de programas de capacitación y desarrollo, prácticas de contratación y más.

Los talentos pueden variar y tener diferentes significados según el campo en el que se hayan cultivado. Por ejemplo: talentos creativos, deportivos, matemáticos, musicales, artísticos o sociales. 

El currículum es el escaparate para mostrar la narrativa, habilidades y experiencia individuales. También puede ser una gran herramienta para demostrar cómo se pueden manejar proyectos de varias longitudes y complejidades. 

Si un reclutador lo está entrevistando para una próxima oportunidad laboral, es importante que las experiencias se destaquen en su currículum

El talento es el activo más valioso para cualquier empresa. Es la clave del éxito y la ventaja competitiva.

Un estudio reciente encontró que el 77 % de las grandes empresas de EEUU tienen dificultades para encontrar talento. Esto significa que hay muchas oportunidades para las empresas que quieren hacer crecer su negocio y encontrar nuevos talentos.

Desarrollar una estrategia de gestión del talento

El talento es una parte esencial de cualquier negocio. Es la fuerza impulsora que puede hacer o deshacer el éxito de una empresa. Las empresas necesitan tener una sólida estrategia de gestión del talento para tener éxito.

Las empresas deben centrarse en construir una cultura de creatividad, innovación y colaboración, al mismo tiempo que comprenden los diferentes tipos de talento que necesitan. También deben implementar procesos claros para que los empleados estén debidamente motivados y sepan lo que se supone que deben hacer en el trabajo.

Cuando un empleado hace un gran trabajo, es importante reconocer el tiempo y el esfuerzo que dedica para que otros se sientan inspirados por él. Ayuda a mostrar a los demás lo que pueden lograr con trabajo duro y dedicación, y también puede inspirar a otros empleados a hacer lo mismo. 

Se les puede pedir a los empleados que digan a todos lo que pueden hacer y cómo lo hacen. Esto tiene que suceder en persona, para que las empresas ahorren en el costo de los materiales de capacitación y el tiempo.

Necesita comprender cómo piensan las personas para mejorar su desempeño. Esta es la razón por la que debe centrarse en sus objetivos y los otros resultados medibles de su éxito. Pero a veces lo que hay detrás de estos logros son indicadores de la necesidad de un cambio.

Identificar estos patrones de pensamiento en los proyectos futuros del empleado puede ser muy gratificante para ellos. Se darán cuenta de que el valor que aportan es diferente al de otras personas con mentalidad analítica.