Al momento de establecer objetivos y metas en una empresa, hay varios factores que entran en juego y que pueden ser determinantes para conseguir un mejor desempeño. Estos factores se deben medir de alguna manera, para ir progresando en la dirección en la que mejor les convenga. También es necesario que perseguir determinados indicadores que les puedan ayudar a determinar con mayor precisión si las medidas que están implementando, funcionan realmente o si deberían reajustar su trabajo. 

Una de las formas más eficientes de medir ese desempeño que se quiere proyectar para los objetivos implementados es a través de las KPIs de Recursos Humanos o cualquier otra área. Estas, resultan fundamentales para comprender mejor si las medidas que toma una empresa son realmente eficaces o no. Estos recursos pueden ser muy importantes para determinar si los distintos departamentos o áreas de aplicación de una empresa, están haciendo correctamente su trabajo de acuerdo con las necesidades y objetivos que se persiguen. 

Por lo tanto, si quieren comprender mejor de qué forma trabaja una empresa y cómo pueden aprovechar los KPI’s, a continuación, les vamos a brindar toda la información que deberían tener en cuenta. También comentaremos cuáles son las principales herramientas que pueden aprovechar para conseguir un mejor rendimiento y potenciar la forma en la que trabajan en comparación con las empresas de la competencia. 

¿En qué consisten los KPI’s?

En concreto KPI corresponde a la sigla en inglés del término Key Performance Indicador, que, traducido, quiere decir algo como indicador clave o medidor de desempeño, aunque también se puede traducir como indicador clave de rendimiento. Estas mediciones se establecen siempre con relación a un objetivo sentado o pautado previamente. Es por esta razón, que se puede calcular también otros puntos importantes como el tiempo estimado de cumplimiento de los objetivos y los plazos de conclusión de los diversos proyectos establecidos. 

Las KPI’s se desarrollan siempre teniendo en cuenta un factor que sirve como referencia del progreso. Por lo tanto, no se pueden establecer como una medición general de la situación de la empresa, ya que no tendrían ningún tipo de funcionalidad. Los factores o puntos de referencia que se pueden tomar para desarrollar una KPI son, por ejemplo, los siguientes: 

  • Desarrollo de un nuevo producto más innovador. 
  • Implementación de una política de producción específica. 
  • Establecimiento de un proceso productivo nuevo en contraste con el modelo ya establecido. 
  • Control de las compras de productos y de disponibilidad de stock. 
  • Logística de la empresa en determinadas áreas. 
  • Implementación de un trabajo específico en el marco de una serie de cambios que se hayan proyectado a más largo plazo. 

Por lo tanto, se puede estimar que hay muchos factores que se miden gracias a los KPI’s y de los que es posible obtener resultados bien claros y definidos al respecto. Además, brindarán un porcentaje claro con respecto a un punto de referencia final, por lo que podrás saber si estás yendo por buen camino o no. 

¿Se pueden implementar KPI’s en el área de Recursos Humanos? ¿Cómo se puede hacer?

Por supuesto que se puede implementar este tipo de estrategias para áreas individuales como, por ejemplo, los recursos humanos. Sin embargo, la forma de comenzar a implementar estos resultados es diferente, e implica algunos aspectos particulares que se deben tener en cuenta. A fin de poner en marcha este proceso para determinar si están funcionando los procesos de selección de personal y de distribución de tareas dentro de la empresa, pueden implementar las siguientes etapas: 

  1. Conocer concretamente cuáles son los aspectos y los factores que se pueden medir. 
  2. Determinar la importancia de los puntos a medir de acuerdo con la estrategia que quiera implementar la empresa en ese momento. 
  3. Definir la relevancia real de los datos a medir. No importa que los números que se obtengan sean malos, es fundamental conocer con detalles los aspectos más importantes que tienen un impacto real en la forma de producción de la empresa. 
  4. Comenzar a tomar decisiones concretas en base a los datos obtenidos para corregir los índices en términos reales. 
  5. Mantener una periodicidad y una constancia en las medidas implementadas para sostener los índices positivos y para revertir los aspectos negativos. 

Un caso de aplicación real

Si tomamos en cuenta las KPI’s de recursos humanos en un caso práctico real, podríamos suponer, por ejemplo, los esfuerzos que se deben llevar a cabo a fin de mejorar la productividad de los empleados. 

En un primer término, deberían considerar qué aspectos se pueden medir para determinar la productividad de los trabajadores. Un punto bastante central para determinar este aspecto es, por ejemplo, la cantidad de tareas asignadas que completan los empleados en general y el tiempo que les toma. 

En segunda instancia, deberían medir el nivel de complejidad de esas tareas y distribuirlas según un criterio concreto que tenga en cuenta el nivel de formación de cada empleado, su experiencia y su grado de importancia en el proceso productivo de la empresa. 

Al obtener los datos que esperan de estos procesos concretos y del desempeño de cada empleado, deberían compararlos con los datos que se estiman para poder lograr los objetivos de rendimientos que quiere obtener la empresa. 

Luego, si esos datos les brindan una cierta disconformidad y empiezan a encontrar los aspectos que deberían mejorar (calculados de acuerdo con un porcentaje de lo que está completado y de lo que todavía les falta lograr), es necesario que empiecen a implementar medidas para solucionarlo. Estas medidas pueden consistir en aplicar capacitaciones, comenzar a incorporar nuevo personal, distribuir de otra forma las tareas e incluso proponer programas de incentivo al esfuerzo de los empleados destacados. 

Por lo tanto, al comenzar a aplicar estas medidas y conocer el nivel de avance que hayan alcanzado en áreas específicas, pueden conseguir resultados cada vez mejores y aprovechar, de forma más eficiente, los recursos de los que disponen.