El calentamiento global, la desigualdad social y la crisis de valores son problemas estructurales que nos afectan a todos indistintamente de nuestra posición social; de ahí, la importancia de que las empresas tomen acciones para mitigarlos. Precisamente, un movimiento que está liderando estos esfuerzos de cambio son las empresas B.

Las empresas B rompen de manera radical con el modelo de negocio que se rige por la idea convencional y obsoleta de existir sólo para producir rentabilidad, ya que integran en su espíritu la transparencia, la inclusión social y el respeto por el medio ambiente, los cuales se ven reflejados en sus comportamientos.  

Si quieres saber más sobre las empresas B y ser parte de esta transformación, entonces sigue leyendo este artículo. Te contaremos qué son las empresas B, cuáles son sus características principales, cómo así surgieron y por qué son atractivas para los mercados financieros. Todo en esta completa guía. Así que, ¡empecemos!

¿Qué son las empresas B?

Las empresas B son aquellas que poseen una visión integral sobre el mundo: apuestan por la prosperidad de la mano del progreso social tanto interno (equipos) como externo (clientes, proveedores, comunidad). No conciben otra manera de funcionar; incluso, hoy en día, esto constituye casi un requisito para mantenerse a flote en el mercado.

Muchas empresas de la boca para afuera pueden decir que están haciendo algo para reducir sus impactos al medio ambiente, pero más allá de los compromisos y los discursos, las acciones son los que finalmente nos demuestran si es así.

En este punto, las empresas B se distinguen por este rasgo particular: se rigen por estatutos legales distintos a los que tenían antes de recibir la certificación; es decir, políticas sobre la distribución justa de los ingresos del personal, la lucha contra el racismo y cualquier otra forma de discriminación. 

Asimismo, implementan prácticas sostenibles, dan flexibilidad laboral, promueven la transparencia, la coherencia, la resiliencia, la empatía, entre otros valores.  

Pero, ¿cómo nacieron las empresas B? A fines de 2011 se juntaron cuatro emprendedores latinoamericanos y amigos con ideas en común sobre cómo construir un modelo de empresa que contribuya con un desarrollo económico inclusivo y amigable con el medio ambiente.

De esta manera, le dieron forma a un proyecto que fue presentado a B Lab, un organismo sin fines de lucro en Estados Unidos que, por entonces, creaba herramientas para medir el impacto ambiental y social de las empresas, tal y como lo hacen comúnmente con sus cuentas financieras.

Así es como surgen los primeros negocios B. Aunque al principio eran pequeñas y medianas empresas, con el paso del tiempo las grandes compañías que ya practicaban la responsabilidad social corporativa se sumaron a este movimiento.

Éxito empresarial. Fuente: Freepik.

Características de las empresas B

Ahora veamos cuatro características principales de las empresas B.

1.  Asumen un propósito social

El propósito social de las empresas B parte de la necesidad de acortar las brechas de conocimientos en el personal, proporcionar equidad en las remuneraciones y mejorar las condiciones laborales. En este punto, se esfuerzan en empoderar a sus equipos de trabajo y mantener relaciones de igualdad con sus proveedores y clientes.

Un ejemplo de propósito social es Pixza, una pizzería mexicana que con su programa La ruta de cambio imparte formación de un año a jóvenes en abandono de entre 17 y 35 años en temas relacionados a educación financiera, habilidades interpersonales y propósitos personales con el fin de que puedan ser parte de la fuerza productiva de la compañía.

El perfil de sus futuros colaboradores debe cumplir ciertas características: pueden ser migrantes ilegales, personas en situación de abandono familiar, con rezago educativo o personas que tengan problemas con el abuso de drogas y alcohol.

2.  Asumen un propósito con el medio ambiente

Natura es un ejemplo de empresa B que no incluye en sus metodologías la experimentación con animales para obtener sus productos y fue reconocida por Cruelty Free International como un modelo a seguir en la industria cosmética respetuosa con el medioambiente.

Otra empresa B comprometida es el caso de Ondulé. Fue fundada en 2010 en Argentina y produce juegos para niños hechos de cartón, como rompecabezas, casas o estructuras para armar, pista de trenes, juegos de mesa, cajas de herramientas, entre otros.

Su modelo de negocio basado en la economía circular es innovador e ideal en estos tiempos en que el mundo atraviesa una crisis ambiental por la sobreexplotación de los recursos naturales y la contaminación.

Política de reciclaje. Fuente: Pexels.

3.  Asumen un propósito económico

Un informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) da cuenta de la necesidad de un desarrollo económico más inclusivo en lo social en la región, dada la profunda desigualdad que aumentó con la pandemia en 2020. La pobreza extrema que se mantenía entre 8.4 % y 8.7 % en el período 2006 – 2015, se elevó a 12.5 % en 2020.

Precisamente, las empresas B recogen esta problemática y apuestan por un modelo económico con prácticas inclusivas y lo integran a su propósito central, formando así un equilibrio entre la prosperidad y el progreso social.

Pero, ¿cómo ser empresa B? A continuación, enumeramos el paso a paso:

  1.  Primero deben cumplir con los requisitos mínimos para convertirse en empresa B:
  • Tener más de doce meses de operaciones.
  • Operar en un mercado competitivo y no en un monopolio.
  •  Deben ser negocios completos y no divisiones por marcas.
  •  Las fundaciones como ONGS no pueden acceder a la certificación de Empresa B, dado que fueron creadas para resolver problemáticas socioambientales.
  1. Después de que las empresas se hayan asegurado de cumplir con los requisitos pasarán por la evaluación del impacto B, una herramienta gratuita que mide su desempeño en gobernanza, bienestar de equipos, comunidad, clientes, proveedores y medio ambiente. Se requiere el puntaje de al menos 80 puntos para enviar la evaluación a revisión y así dar inicio al proceso de certificación.
  2.  En esta etapa de elegibilidad inicial, Sistema B Internacional, verificará que la empresa cumpla con todos los requisitos básicos.
  3.  Concluida la anterior etapa, la empresa deberá realizar el pago inicial no reembolsable que corresponde a un 30 % de la certificación. 
  4. Existe la posibilidad de que se requiera una auditoría presencial por parte del equipo B LAB.
  5. Una vez finalizada la verificación y haber obtenido la certificación, se abona el 70 % restante a la cuota anual.

Para ser empresa B también se requiere modificar los estatutos legales, esto crea derechos adicionales para accionistas, permitiéndoles solicitar que los directores o gestores de la empresa rindan cuentas en relación con sus acciones que deben estar alineadas con los compromisos asumidos. Aquí te dejamos el enlace del sitio web para que puedas ser una empresa B.

Igualdad. Fuente: Freepik.

4.  Son atractivas para los inversionistas

Finalmente la transparencia, el buen clima laboral, generar valor social y ambiental son componentes atractivos para los mercados financieros, de acuerdo a este artículo del Banco de Desarrollo de América Latina que destaca el crecimiento de las empresas B en la región. 

Ahora que ya sabes todo sobre las empresas B, ¿qué opinas? ¿Estás dispuesto a ser parte de este movimiento comprometido a construir una sociedad más justa? ¡En hora buena! Empieza por apostar por el bienestar de tus equipos de trabajo. ¡Hasta pronto!