El ausentismo laboral es un problema más común de lo que se piensa en el mundo empresarial. Genera alteración de los horarios, sobrecarga de funciones y ni qué decir de las pérdidas económicas y las riñas entre compañeros. 

Si en algún momento no has sabido cómo afrontar el ausentismo laboral, no te preocupes. En este artículo, te explicaremos qué es el ausentismo laboral, cuáles son las causas más comunes y cinco técnicas para abordarlo desde un enfoque preventivo. ¿Estás listo? Si es así, entonces ponte cómodo y toma nota de los mejores consejos. ¡Empecemos!

De acuerdo a este informe de Adecco, en 2020 el ausentismo laboral fue causado principalmente por la pandemia: muchos profesionales que contrajeron COVID- 19 y pidieron licencias estuvieron aislados en hospitales o en sus propias casas y al recuperarse no les abandonaba el temor de volver a contagiarse por sus familiares o al salir a las calles.

Lo cierto es que si bien ya transcurrieron dos años desde que inició la pandemia, los protocolos de bioseguridad están ayudando considerablemente a prevenir los contagios de la enfermedad; de ahí, la importancia de que las empresas no bajen la guardia y prioricen la salud de sus equipos. Ahora veremos la definición del ausentismo laboral.

¿Qué es el ausentismo laboral?

El ausentismo laboral es cuando el profesional no cumple con las responsabilidades que le corresponden y que están estipuladas en su contrato de trabajo. Esto puede denotar también una disminución del compromiso, pero las consecuencias son más tangibles.

Los compañeros se sobrecargan de funciones ajenas, pueden enojarse con el jefe o con el propio profesional en falta y, de esta manera, este se arriesga a perder el puesto de trabajo. Pero, hay diferentes tipos de ausentismo laboral que son importantes aprender a identificar.

Por ejemplo, el justificado se da cuando la persona está delicada de salud y, por lo tanto, con un certificado médico acredita que necesita descanso para recuperarse. El injustificado quizá sea el más desconcertante, puesto que la persona se ausenta sin avisar previamente y sin exponer los motivos.

El tercer tipo de ausentismo laboral es el presencial. Consiste en que el profesional sí acude a trabajar a la oficina, pero hace actividades poco o nada relacionadas con sus tareas. Por ejemplo, escucha música en You Tube, chatea, compra todo el día o hace las funciones que le corresponden a otro compañero; aunque esto último suele ocurrir raras veces.

El emocional es el más común. Cuando la relación laboral se desgasta, la persona ya no teme las llamadas de atención, ni perder su puesto de trabajo y llega tarde de manera recurrente. Pero, también hay casos en que la relación laboral no tiene nada que ver y, más bien, son problemas de origen familiar o por el fallecimiento de algún ser querido.

A continuación, una lista de las causas más comunes del ausentismo laboral:

  • Desmotivación.
  • Estrés laboral.
  • Baja por enfermedad.
  •  Dificultad para conciliar el trabajo con el estudio o con otro trabajo.
  • Huelga.
  • Acoso laboral.
  • Aplicación inadecuada de los turnos rotativos.
  • Problemas familiares.
  • Desgaste de la relación con la empresa.
  • La persona piensa en renunciar porque ya encontró otro trabajo y no le importa faltar o llegar tarde. 

Los jefes de cada departamento deben estar atentos a cualquier signo sospechoso de decaimiento en la productividad y no tanto por el retraso en las metas comerciales, sino porque toda empresa debe priorizar el cuidado emocional y físico de su capital humano.

Entrevistas personales. Fuente: Pexels.

¿Cómo reducir el ausentismo laboral?

A continuación, te explicaremos cuatro métodos efectivos para superar el ausentismo laboral y reconquistar a tus equipos de trabajo.

1. Implementa un sistema de incentivos

Mantener motivados a los equipos de trabajo no es nada sencillo. Los objetivos de cada uno pueden variar y, si solo se someten a la misma rutina de todos los días, pueden aburrirse y, a la larga, aquello termina impactando en su compromiso con el trabajo. 

De hecho, la desmotivación es una de las causas más comunes del ausentismo laboral, pero existen varios métodos efectivos para reavivar el interés y mantener el compromiso por la empresa. Puedes empezar por crear un sistema de incentivos que considere los siguientes beneficios:

  •  Actividades de recreación entre compañeros de trabajo como campeonatos de fútbol, voleibol y maratones.
  • Cuponeras de días libres.
  • Descuentos en la compra de ropa o de calzado.
  • Convenios con institutos o universidades en cursos, diplomados o maestrías sobre disciplinas de su especialidad.
  • Descuentos en gimnasios.
  • El reconocimiento laboral, que contribuye a elevar la autoestima y visibilizar las fortalezas.

2. Reduce las brechas de conocimientos

Los conocimientos no son estáticos, de acá a cierto tiempo muchas ideas pueden quedar obsoletas, debido a la constante evolución tecnológica. Por esta razón, las empresas deben prestar mucha atención a las posibles brechas digitales entre su personal, para prevenir el descontento, la percepción de injusticia y rivalidad.

Mientras los equipos perciban un trato justo e igualitario se reducirán las posibilidades de ausentismo laboral. Por lo tanto, en este aspecto, conviene que las empresas emprendan acciones para hacer un buen diagnóstico de qué profesionales necesitan actualizarse en cuanto a la temática de su especialidad.

Los jefes de cada área son los que principalmente se dan cuenta de estas brechas al momento de hacer la retroalimentación. La comunicación es clave en este proceso, así como saber escuchar las necesidades de los equipos para introducir mejoras en su aprendizaje.

Comunicación interna. Fuente: Pexels.

3. Promueve las pausas activas a mitad de la jornada

Las jornadas ininterrumpidas desalientan mucho a los profesionales. De hecho, esta es otra de las causas del ausentismo laboral. Una medida que se puede implementar para mitigarlo es promover las pausas activas de entre 15 y 20 minutos a la mitad de la jornada.

Estirar un poco las piernas hará que los músculos recuperen su flexibilidad, disminuirán los acortamientos, los dolores lumbares y -por qué no- crear espacios para la camaradería, ya que con la pandemia las relaciones entre compañeros se han enfriado.

4. Fortalece la comunicación interna

Frente a casos de ausentismo laboral, se necesitan tomar las medidas más adecuadas. No conviene que el jefe se precipite en llamar la atención de la persona sin antes haber conversado a solas. Las entrevistas personales son las más efectivas. 

Asimismo, hay que tomar nota de cuáles son sus preocupaciones y así diseñar una estrategia para resolverlo a corto plazo. La confianza se gana poniéndote en el lugar de la otra persona y sabiendo escuchar atentamente. 

Como bien destaca este artículo de HubSpot, enfocarse en las personas, brindarles un espacio con muchos beneficios donde sientan que puedan crecer, desarrollar su creatividad y compartir con los demás les hará sentirse valiosos y disminuirán las posibilidades de ausentismo laboral. Aplica estas 4 técnicas y ¡ten equipos más comprometidos!