Uno de los problemas más frecuentes que tienen las empresas hoy en día, es encontrar a talentos cualificados que encajen con su cultura, ya que hay un déficit de habilidades en el mercado, de acuerdo a este informe de la CEPAL. Y, muchas veces, cuando los encuentran todo el proceso puede irse cuesta abajo por no saber negociar el salario competitivo.

Si te ha pasado esto, o no sabes cómo implementar una estructura salarial que mantenga satisfechos a tus equipos, entonces tienes que leer este artículo. Conocerás qué es el salario competitivo y cómo gestionarlo de manera efectiva. Así que, ¡acompáñame!

¿Qué es el salario competitivo?

Para empezar, el salario competitivo es una remuneración acorde al mercado o superior al de la competencia que un empresario está dispuesto a ofrecer a talentos que se ajustan bastante a las ofertas de trabajo por sus buenos resultados obtenidos en la evaluación o por su notable contribución a empresas de la competencia.

A medida que el salario sea mayor, más estimulante será para el profesional y las posibilidades de concretar la relación laboral serán más altas. Sin embargo, hay otras compensaciones laborales que se pueden barajar sobre la mesa y que quizá sea conveniente plantear cuando la empresa no está en la capacidad de ofrecer ese salario superior, ya sea porque está fuera de su presupuesto o porque la situación económica aún no se lo permite.  

Por ejemplo, el salario emocional, las bonificaciones, los descuentos en restaurantes, las formaciones contínuas, la flexibilidad laboral, la línea de carrera, el teletrabajo, la movilidad, las cuponeras de días libres, las actividades recreativas, entre otros.

Diseño de estructura salarial. Fuente: Freepik.

¿Cómo gestionar los salarios competitivos?

Ahora veamos cuatro maneras para gestionar de manera efectiva el salario competitivo.

1. Investiga los sueldos que ofrece la competencia

La política salarial es un asunto complejo y delicado que se debe tomar con pinzas, ya que de ella depende en gran medida el bienestar de los equipos de trabajo. Por esta razón, para crear una estructura remunerativa justa, se deben considerar varios criterios:

  •  Los años de experiencia profesional.
  • La formación académica.
  • El dominio de conocimientos técnicos.
  • Las habilidades sociales.
  • Las habilidades comunicativas.
  • La personalidad.

Son muchos los aspectos que influyen al momento de definir el sueldo competitivo, pero hay uno en especial que no puedes perder de vista: los sueldos que ofrece la competencia. Una buena investigación de salarios y beneficios de la competencia te dará un marco de referencia y, de esta manera, podrás ofrecer mejores condiciones a tus trabajadores.

2. Evaluar la situación económica de la empresa

Una vez hecha la investigación, los resultados te permitirán evaluar si la empresa está en condiciones de ofrecer una remuneración competitiva o, en todo caso, una estándar, pero con otras compensaciones laborales que quizá el talento no encontrará en la competencia.

En este punto, es válido preguntarse: ¿cuándo una empresa está en la capacidad de ofrecer un salario competitivo? Todo depende de qué es lo que se busca. Si de pronto necesita cubrir una vacante de manera inmediata y temporal para asegurar la productividad, quizá convenga recurrir al programa de referidos o al de autocandidaturas.

Cuando el perfil profesional que busca cumplirá funciones a largo plazo, el escenario es distinto. La relación laboral, de hecho, será más profunda y el grado de compromiso y de participación en las metas corporativas también. Otros aspectos a tomar en cuenta son la situación económica y el prestigio de la empresa.

Es cierto que los bajos sueldos espantan a los profesionales cualificados, pero muchas veces suele ocurrir que el gran prestigio de una empresa puede ser determinante al momento de aceptar una posición laboral; de ahí, la importancia de las capacitaciones corporativas, los beneficios sociales y  la sólida cultura organizacional, como rasgos que contribuyen al prestigio de la empresa. 

Salario competitivo. Fuente: Freepik.

3. Desarrolla habilidades de negociación

La negociación es un arte excepcional que resulta muy beneficioso para alcanzar las metas comerciales. En realidad, se pueden aplicar a todos los ámbitos y es fundamental practicarla. La negociación sobre el salario competitivo representa la ocasión perfecta.

Como toda habilidad requiere de entrenamiento. En esta oportunidad se pone a prueba el poder de persuasión y las habilidades comunicativas. A continuación, te recomendamos una serie de estrategias que pueden ayudarte en la negociación del salario competitivo.

  • Prepara con dos o tres días de anticipación tu propuesta salarial.
  • Destaca las bondades de la empresa.
  • Comunica tu mensaje de manera clara y usando las palabras adecuadas.
  • Usa un tono de voz amigable.
  • Mira directamente a la persona para reflejar transparencia.
  • Escucha y evita interrumpir a mitad de una frase.
  • Sé empático.
  • Sé agradecido
Igualdad. Fuente: Freepik.

4. Hacer un seguimiento al trabajador contratado

Para que la empresa se asegure de haber contratado al profesional idóneo es importante que primero le facilite las herramientas para desarrollar de la mejor manera sus actividades, apoyarlo en la integración social y hacerle un seguimiento a su desempeño.

Ahora bien, un asunto que preocupa mucho a las empresas es cómo crear una estructura salarial justa. Por ejemplo, imaginemos que el nuevo empleado percibe un salario competitivo un poco mayor al que los demás que hacen las mismas funciones. Esto puede generar desazón, protestas y, a la larga, una alta rotación de personal.

Tener una justificación objetiva es clave en estos casos, porque el concepto de justicia tiende a ser laxo. Para algunos la justicia significa que todos perciban la misma remuneración; sin embargo, en la práctica sabemos que un gerente general percibe mucho más que un secretario o que un asistente de recursos humanos. 

Y son varios los factores que influyen en la diferencia salarial: los años de experiencia profesional, el liderazgo, la especialidad, la alta responsabilidad y, sobre todo, los riesgos que entraña ser un gerente general. En la legislación laboral de algunos países como en el Perú, los gerentes generales son los que asumen la responsabilidad penal cuando la empresa se encuentra en aprietos. 

Por esta razón, es importante desarrollar una robusta comunicación con los equipos, ofrecerles las mismas oportunidades de crecimiento, capacitarlos continuamente, motivarlos y reconocer su esfuerzo. ¡Ofrece salarios competitivos y próspera!