Hoy en día, es imposible negar la importancia de la tecnología en el aprendizaje. En época de pandemia, después de tanto tiempo encerrados en nuestros hogares, fueron los dispositivos tecnológicos nuestros mejores aliados. Ellos hicieron posible que en muchas partes del país —y del mundo— se siguieran dando clases, que los alumnos no se atrasaran y que los docentes no se quedaran sin trabajo.

Si bien el coronavirus todavía no se fue, lamentablemente, sí es verdad que en varios lugares se ha regresado a la educación presencial. De todas maneras, fue tan útil la tecnología en su momento, ¿por qué dejarla de lado ahora? Tiene tanto para ofrecer, tantas herramientas verdaderamente maravillosas, que no tiene ningún sentido no recurrir a ella. No hay que esperar al peor de los casos para hacerlo.

Es por eso que en el presente artículo haremos hincapié en el aprendizaje digital mediante las LCMS. Explicaremos de qué se trata esto, cuáles son sus ventajas en el uso y qué diferencias plantea con un LMS. 

Todo sobre LCMS

En primer lugar, es importante entender de qué estamos hablando al usar el término LCMS. Para algunos resultará obvio, pero hay muchas personas que todavía no saben de qué se trata. Dicho en pocas palabras, la sigla remite a Learning Content Management System o, en español, “Sistema de Gestión de Contenido para el Aprendizaje”.

Pero ¿qué quiere decir esto? Quiere decir que al referirnos a LCMS hacemos alusión a un software orientado al E-learning, es decir, a una enseñanza dictada mediante Internet. Implica la separación física entre el docente y los estudiantes, pero con un predominio de la comunicación sincrónica y asincrónica, por la cual es posible la interacción didáctica constante.

La realidad innegable es que existen muchas herramientas en el mercado para el aprendizaje en línea. Sin embargo, ninguna de ellas llega a la genialidad de LCMS, la cual permite diseñar contenidos y recursos recurriendo a diferentes estilos de formatos audiovisuales. Para entender un poco mejor esto, debemos pasar a nombrar algunas de las características esenciales del sistema en cuestión. 

  • Genera un ambiente virtual de aprendizaje con un enfoque en la importancia de los contenidos.
  • Posibilita la publicación de diversos recursos de aprendizaje como guías, videos, imágenes, audios y otros; estos se pueden compartir con demás personas. 
  • Tienen tareas de gestión de cursos, de recursos electrónicos y del ciclo de vida de los objetos de aprendizaje.
  • Ofrece herramientas y funcionalidades que tienen como fin facilitar la creación y personalización de materiales educativos para que se ajusten a las necesidades formativas de la institución o compañía. 
  • Cuenta con funciones para el desarrollo del trabajo colaborativo al aportar los elementos indispensables para crear y gestionar flujos de tareas. 
  • Pruebas, enseñanza, informes, análisis y evaluaciones disponibles. 

LCMS no equivale a LMS

Es un error común y, por ende, más necesaria aún su corrección. Las LCMS no son lo mismo que las LMS. Tienen sus similitudes, por su puesto, pero son incluso más las diferencias que podemos encontrar entre ellas. 

LMS refiere a Learning Management Systems. Consiste en plataformas para la formación virtual con una búsqueda permanente de la administración efectiva y eficiente de aquellas herramientas útiles para el aprendizaje. Incluye la gestión de un gran número de objetos para la educación.

Esto quiere decir que, a diferencia de las LCMS, no es una plataforma para la creación, presentación y almacenamiento de recursos electrónicos. Los LMS automatizan los procesos de administración propios de la enseñanza, mientras que las LCMS toman las mismas características y agregar nuevas funcionalidades de gestión de materiales propios o de terceros.

Por ende, no sería incorrecto establecer que los LMS, si bien útiles, son un poco más limitados. Es más lo que uno puede hacer con las LCMS, porque este sistema otorga muchas variedades en su uso, como ya vimos al desarrollar las características. No significa que una alternativa sea mejor que la otra, simplemente que son distintas y hay que seleccionar la que más nos sirva según nuestro propósito. 

¿Por qué recurrir a las LCMS?

Si todo lo expuesto hasta ahora no fue suficiente para convencerte de probar esta herramienta tan particular, seguro que un rápido repaso por sus ventajas sí que lo hará. Cuando uno aprovecha este recurso digital al máximo, se encuentra con un sinfín de beneficios. A continuación, nombramos algunos de ellos, quizás los más interesantes. 

  • Fomenta el trabajo colaborativo, el pensamiento crítico y la creatividad. 
  • Motiva a los estudiantes en lo que concierne al aprendizaje autónomo.
  • Los entornos virtuales están disponibles a cualquier hora del día para que accedan los alumnos en el momento en el que les sea conveniente. 
  • Ofrece diferentes tipos de aprendizaje con varios formatos audiovisuales. 
  • Se tiene en consideración el ritmo de aprendizaje al momento de diseñar los objetos de aprendizaje. 
  • Es una herramienta perfecta para aquellos docentes que quieran reforzar contenido del programa de estudio y enfocarse en las demandas educativas de cada uno de sus estudiantes de manera personalizada, particular. 
  • Muy fácil de utilizar, se trata de un sistema sumamente intuitivo.
  • Precios accesibles, buena relación calidad y precio. 
  • Variedad. 

Que el aprendizaje no concluya en las aulas

Con toda honestidad, no podemos dejar de recomendar esta gran herramienta porque sabemos que es el futuro de la educación. Las plataformas educativas como estas, siguen creciendo y ganando popularidad, entre ellas las LCMS son lo mejor de lo mejor.

En más, son idóneas para reforzar el aprendizaje de estudiantes en todos los niveles. Está comprobado que la mayoría de los alumnos se sienten cómodos tomando lecciones en entornos de aprendizaje digital, cuando son recursos constructivos donde les dan un significado propio a los conocimientos ya asimilados.

No se trata de reemplazar las clases presenciales o virtuales por lo que ofrecen las LCMS. Sino que estamos hablando de una complementación. Además de las explicaciones del docente en las aulas, es posible sumar los espacios de interacción en línea.Garantizamos que eso va a marcar un antes y un después en la vida de los alumnos, los profesores y en la educación en sí. Llegó la hora de que pongamos manos a la obra y lo probemos nosotros mismos, para comprobar las ventajas que ofrece el uso de las LCMS.