Al momento de determinar si una persona es capaz, o si resulta apta para un puesto de trabajo, hay muchos factores que entran en juego y que pueden ser determinantes. Conocerlos les permitirá a los departamentos de recursos humanos ser mucho más eficientes y poder armar una matriz productiva mejor aplicada. A su vez, otro factor que resulta muy importante es conocer bien cuáles son las competencias que se buscan para cada puesto, de manera que puedan aplicar las personas adecuadas. 

Sin embargo, lograr estos resultados y comenzar a implementar estas medidas no resulta nada sencillo si no se conocen previamente los aspectos técnicos que se deben usar. Resultará muy ineficiente que no cuenten con un proceso de selección bien organizado y bien pensado para poder filtrar a los candidatos con mayor rapidez y con mejores resultados. Si no se tienen en cuenta estos puntos fundamentales, no podrán llegar a encontrar ese equilibrio que buscan en la forma en la que trabajan. Además, no les será posible aportar capital humano a la empresa ni renovar el ambiente laboral a través de medidas más innovadoras. 

A fin de encontrar los empleados adecuados para cada puesto y para llevar a cabo un proceso de selección bien organizado, un método muy conveniente que se puede usar es la selección por competencias. Este tipo de selecciones de personal resulta mucho más ecuánime y objetivo, ya que no está condicionado por factores externos, sino que determina la funcionalidad de un posible candidato para un puesto determinado y encuentra a las personas más capacitadas en lo que respecta a su formación profesional. En otros términos, se podría decir que se encuentra a la persona ideal para cada puesto de trabajo basándose en sus habilidades profesionales. 

¿En qué consiste una selección por competencias?

Como ya lo prefiguramos previamente, este tipo de procesos de selección de personal se enfocan en las habilidades profesionales de los candidatos un puesto de trabajo. Se consideran las capacidades particulares y el talento individual que esa persona pueda aportar como valor humano, de manera que no solo se tiene en cuenta que tengan un CV abultado y colmado de referencias, sino que se prioriza que esa persona sepa hacer bien su trabajo en términos más concretos y prácticos. 

Una de las principales ventajas que presenta esta modalidad de proceso de selección de personal, es que permite evitar la discriminación hacia las personas por sus condiciones externas y se enfoca en lo que pueden hacer en su trabajo. Esto es, además, mucho más favorable para la propia empresa, ya que pueden encontrar personas capacitadas e ideales para poder llevar adelante, las actividades que se les requiere, sin ningún tipo de condicionamiento. 

¿Qué importancia tiene la experiencia laboral?

Hay personas que han pasado por cientos de puestos de trabajo y que conocen mucho de diversos rubros de aplicación, pero no cuentan con un título de grado o con alguna certificación escolar. Este tipo de personas son muy capaces para realizar determinadas tareas y disponen de conocimientos que, probablemente, las personas con una formación educativa más institucionalizada, pero sin experiencia laboral práctica, no conocen en absoluto. Por lo tanto, siempre resulta mucho más objetivo y más eficiente un proceso de selección en el que se valoren estos aspectos. 

Sin embargo, no contar con experiencia previa tampoco es un condicionante para no tener habilidades que podrían sumar a la empresa en ese puesto específico. Es por estos motivos que resulta fundamental evaluar detenidamente a cada candidato a fin de encontrar el equilibrio perfecto entre la formación de la que dispone y todo el potencial que tiene para ofrecer. 

¿Qué habilidades o competencias son las que importan?

Este es uno de los principales aspectos que debe subsanar una buena evaluación de personal que se enfoque en las competencias de los candidatos. Con un criterio general que les preste atención a algunos aspectos fundamentales, se podría considerar que los puntos más importantes a tener en cuenta son los siguientes: 

  • La versatilidad y la capacidad para adaptarse a los nuevos desafíos que se presentan en su puesto de trabajo. 
  • La disposición a aprender y a afrontar nuevos desafíos que resulten positivos para la visión de crecimiento de la empresa. 
  • La creatividad y la capacidad de pensar de forma creativa y diferente. 
  • Que tenga una buena imagen del espacio de trabajo y una gran predisposición que se pueda traducir en un compromiso hacia la empresa. 
  • Que sepa seguir órdenes y solucionar problemas con autonomía y con profesionalismo. 
  • Que quiera crecer y mejorar en su puesto de trabajo en caso de comenzar a trabajar en la empresa. 
  • Que cuente con las habilidades y los conocimientos específicos que exige el puesto para el que está aplicando. En caso de que tenga alguna deficiencia, debería ser capaz de aprenderlo de forma efectiva y rápida. 

De esta forma, se pueden armar métodos de selección de personal mucho más especializados y con cualidades mejor pensadas. 

¿Qué ventajas particulares presenta está dinámica de selección de personal?

Ya mencionamos algunas de las principales ventajas que presenta un método como este, pero hay varios puntos que se pueden destacar. Algunos de los más importantes a tener en cuenta son los siguientes: 

  • No se enfoca la selección de personal solo en su experiencia previa, sino en sus capacidades reales. 
  • Se cuenta con un mejor porcentaje de compatibilidad entre las personas que desempeñan las actividades de su puesto. 
  • Se acortan los procesos de selección y se simplifican, por lo que los filtros son más efectivos. 
  • El personal siente una mayor afinidad con la empresa y con su metodología de trabajo. 

Para concluir, queda en evidencia que es posible conseguir resultados mucho mejores en caso de comenzara a aplicar estos recursos. Así como también, que es posible darles oportunidades a personas bien capacitadas y con potencial, sin discriminarlos a causa de su aspecto físico o por otros factores que no tienen ningún tipo de relevancia en cuanto a su forma de trabajar.