En la actualidad puedes encontrar instituciones ya sean educativas o empresariales de la esfera pública o privada que se interesan por las capacitaciones online y con temáticas bien definidas, que potencien los diferentes sectores.

Hay cursos o talleres online que van desde la enseñanza sobre las redes sociales, el uso de diferentes plataformas, hasta educación financiera e innumerables temáticas que presentan una marcada línea respecto de los intereses del público al que es dirigido.

Desarrollar las habilidades de tecnología en la nube, realizar una buena gestión de los ahorros, la formación en productos financieros o inversiones posibles que se pueden hacer son conocidas como aprendizaje basado en escenarios, que tal como lo sugiere es la educación respecto del contexto y la demanda.

Con el desarrollo de las formaciones tecnológicas y todo un universo en la nube, llegaron las formas de pago y un gran despliegue económico en ese escenario. Saber cómo funcionan las billeteras virtuales, las monedas, criptomonedas, cheques electrónicos y numerosas formas de monetizar en línea, se ha vuelto un requisito de sabiduría en cualquier espacio laboral.

  1. El auge de la educación financiera

Esta formación que tomó fuerza durante y pos pandemia, es una forma de potenciar las diferentes capacidades de cada individuo y de una sociedad entera dentro del espectro online, que se desarrolla como un mundo paralelo y que genera un acoto en la brecha que hay en distancias físicas, educativas y sociales propiamente dichas.

Actualmente hay gurús de la enseñanza, personas capacitadas y otras que solo utilizan la demanda existente para su propio beneficio. Ahora bien, si el caso es de alguien que tiene estudios y se encuentra capacitado, entonces puede brindar una enseñanza basada en la comparación y elección de productos y servicios financieros que mejor se adapten a las necesidades y posibilidades de cada individuo.

Una de las razones de que esto se haya vuelto tan interesante es la posibilidad y la esperanza que promete. Porque ¿quién no quiere prosperar?, incluso sin tener estudios universitarios, o haber recibido una herencia, provenir de una familia adinerada, todos quieren ser pequeños o grandes empresarios, lograr invertir o tener un lugar seguro para sus ahorros, sin tener que dar demasiadas explicaciones.

La opción de que un trabajador o empleado de empresa con un sueldo promedio, pueda invertir en la bolsa, o logre incrementar sus ahorros con solo depositarlos en una billetera virtual, lo vuelve prácticamente necesario para la vida.

  1. ¿Qué generó que este forma de aprendizaje creciera?

Uno de los grandes factores es la educación formal tal como la conocemos: escuelas, universidades, instituciones de formación terciaria complementaria. Las bases de esa educación terminan por ser en cierto punto obsoletas, creando una brecha entre la tecnología y las demandas actuales, en un contexto que requiere aprender a operar y también a protegerse de las estafas piramidales, cibernéticas y demás formas que hay.

Además, en países subdesarrollados donde la economía se encuentra en constante inestabilidad, los habitantes de esas sociedades buscan no solo sobrevivir, sino que también alcanzar metas que el mismo mundo cibernético muestra

Viajes, compras, hoteles, dinero, son cuestiones que aunque banales, terminan siendo de interés general en mayor o menor medida, pues un trabajador común que puede aspirar a un mínimo de ahorro, pretende que éste no se devalúe y se pierda. Aquí es donde toman fuerza estas opciones que son más accesibles que los bancos.

  1. Billetera virtual: qué es y cómo se utiliza

Tal como lo sugiere el nombre, es una herramienta de índole digital que puede utilizarse desde un ordenador, un móvil celular, o a través de cualquier dispositivo que permita el acceso a internet y la descarga de aplicaciones.

La billetera virtual permitirá tener logueadas todas tus tarjetas físicas, y además permitiendo recibir y enviar dinero desde ella, sin necesidad incluso de tener tarjetas. Es decir que se pueden realizar numerosas operaciones financieras, aunque la persona no tengas cuenta en un banco. 

Sin embargo, un paso previo al acceso de los beneficios es que primero se deberá descargar, introducir los datos personales y algo muy importante es la claves que se escoja, pues de esto dependerá la seguridad e impedirá que otras personas tengan acceso a esa cuenta, al dinero y a una posible estafa.

Además, se puede realizar pagos de impuestos, tramitar inversiones o enviar dinero, y por supuesto en su gran mayoría incluyen códigos QR con el que se puede hacer comprar en comercios y pagar desde allí.

Las opciones que brindan la convierten en una herramienta de gran alcance para todas las personas, para los que tienen trabajo formal o informal, ya que no requiere demasiadas exigencias y su practicidad es al 100%, habiéndose expandido en pandemia por el simple hecho de que se evitaban las largas filas, los tiempos de exposición y el contacto.

En síntesis, se podrá recibir y enviar dinero de forma inmediata, pagar servicios e impuestos, realizar compras sin manipular dinero físico, entre otras herramientas de utilidad que facilitan la vida y acortan las distancias.

  1. ¿Qué son las criptomonedas?

Estas monedas digitales son activos que pueden ser transferidas de individuo a individuo mediante internet sin necesidad de dirigirse a un banco o entidad financiera, y por ello es conocido como sistema descentralizado.

Este sistema emplea como base de datos la cadena de bloques, que es donde se guarda toda la información de las operaciones de manera eficaz y con claridad.  

Si bien todas las plataformas pueden sufrir hackeos, la seguridad de las criptos depende de la blockchain (cadena de bloques) sobre la que se desarrollen las operaciones y también de la plataforma en la que inviertan.

Capacitar a los trabajadores o a los integrantes de un grupo es una de las tareas y objetivos plateados en las grandes empresas y multinacionales que buscan potenciar las diversas áreas, pero también continuar generando ganancias, y es por ello que el mundo virtual abre infinitas posibilidades.