Con el uso de plataformas virtuales, el diseño Instruccional interactivo se desarrolla y expande, creando nuevos modelos y formas de aplicar o crear un producto. Estos procesos tienen un lugar en las opciones básicas del DI.

Un modelo en auge es el modelo ADDIE, el cual es un proceso del diseño ya nombrado, en donde los resultados de la valoración formativa de cada período pueden conducir al diseñador instruccional de regreso a cualquiera de los ciclos previos. 

El nombre ADDIE es una sigla que responda a la siguiente explicación:

  • Análisis: para comenzar se debe analizar el público al que será destinado un producto, el contenido y el contexto cuyo resultado será el inventario de una situación y sus necesidades formativas.
  • Diseño: se avanza y crea un programa del producto haciendo principal foco en lo pedagógico y en la forma de secuenciar y organizar el contenido.
  • Desarrollo: ésta es la etapa de la producción de los contenidos y materiales de aprendizaje basados en la fase anterior de diseño.
  • Implementación: éste es el paso de ejecución y puesta en práctica de toda la acción.
  • Evaluación: esta fase consiste en llevar a cabo la testeo sobre los resultados formativos de cada una de las etapas del proceso y donde se analizan esos resultados.
  1. Formas de aplicar el modelo ADDIE: Realidad virtual 

Como bien es sabido, hay millones de dispositivos de realidad virtual y sus funciones están destinadas al entretenimiento, la educación y el marketing, transformándose en una realidad sostenida no solo en lo virtual. 

Hay cientos de usuarios que utilizan esta tecnología, que combina la capacidad de computación con técnicas ópticas y sonoras para recrear entornos en los que el usuario experimenta una sensación de gran realidad. 

Algunas de las temáticas más elegidas son sobre entretenimiento, educación, marketing, turismo, arquitectura, ingeniería, industria, salud y temáticas sobre el sector inmobiliario. Estos son vistos como recursos didácticos que incluso son utilizados por profesionales y son tomados como procesos de aprendizaje.

Incluso informes aseguran que los estudiantes de medicina, por ejemplo, pueden simular situaciones de urgencia o de cuestiones específicas de esas áreas y aprender los procedimientos que deben realizar.

  1. El siglo de la tecnología

La tecnología está llegando a su punto más alto combinándose con Internet y llegando a todos los niveles de la sociedad. Y claro que con esto, las economías de las diferentes regiones se ven intervenidas o atravesadas por estas realidades.

Y si la realidad virtual parecía una novedad, entonces el Metaverso es la innovación en el mundo digital, que si bien aún se encuentra en proceso, sí es cierto  que es una versión mejorada de la experiencia virtual y real, combinado lo físico con la tecnología.

  1. El metaverso, una nueva forma de realidad virtual

Esta es una nueva tecnología que va tomando fuerza junto a la expansión masiva de las tecnologías y lo que los mismos usuarios demandan, a través de los ordenadores, los móviles e incluso pantallas multifunción.

Esto también exige un aumento del ancho de banda, mejor servicio de internet y la capacidad de almacenamiento de datos, ya que con tantas aplicaciones y opciones dentro de un mismo dispositivo, esto es fundamental.

  1. Procesos que aceleró la pandemia

La pandemia a pesar de la caída económica que significó para algunos sectores, hizo crecer otros y ayudó a acelerar ciertos procesos de interacción virtual, y por ello el Metaverso permite enlazar a personas en un mismo espacio de virtualidad a través de avatares y con equipos especiales que te permitan esto, como los visores de realidad virtual.

Esto brinda una experiencia sensorial parecida a la realidad, aunque aún está en proceso y quedan por ajustar las fases que permitan unir ambos mundos para el entretenimiento o aprendizaje de las personas.

  1. Un mundo enteramente virtual

Como quedó claro a lo largo del artículo, estas formas de  realidad virtual permiten experiencias únicas a la vez que brindan herramientas con las que es vivir conciertos de música, obras de teatros, o para el ámbito educativo, clases, conferencias y charlas. Todo a través de un visor y con la tecnología adecuada.

  1. Tipos de gafas de realidad virtual

Están los Oculus Quest 2, el cual es un casco de realidad virtual autónomo el cual viene de una de las primeras compañías que lo apostó todo por la realidad virtual, por lo que tiene un gran ecosistema realizado a la medida de sus productos.

Este dispositivo trabaja con un procesador Qualcomm Snapdragon 865 y tiene una gran resolución de 1.920 por 1.832 píxeles por ojo. Cuenta también dos mandos repletos de sensores y, por supuesto, puedes utilizarlos como extensión de tu PC gaming utilizando un cable.  

También se podrá optar por PlayStation VR, la única forma de disfrutar de la realidad virtual en PlayStation 4 y PlayStation 5. Este equipo de Sony es muy diferente a los de los Oculus con respecto a sus capacidades. Igualmente, tiene juegos interesantes y se puede jugar nada más sacar el producto de la caja. Si tienes una PlayStation 5, lo mejor que puedes hacer es esperar un poco a su siguiente versión, pues conocemos ya todos sus detalles y debería salir al mercado antes de que finalice el año.

Por otra parte, están los de Valve Index VR Kit, cuya empresa desarrolla hardware, y su casco de realidad virtual no es precisamente alcanzable, pero es uno de los más avanzados actualmente. Las gafas en sí es posible que estén empatadas técnicamente con alguna que otra alternativa, pero sus mandos hoy por hoy no tienen rival. De hecho, uno de sus puntos fuertes es que puedes comprar los mandos por separados y utilizarlos en los equipos de HTC.

Lo cierto es que cada visor o casco virtual ofrece lo que la tecnología permite, y avanzan es sus funciones tras la demanda de los usuarios, que pasó de ser para entretenimiento y actualmente se expande a territorios de información y formación.