El mundo digital ya vine teniendo su auge en los últimos años, pero tras la pandemia, esto creció y lo que era un paradigma de comunicación, ahora tiene un alcance ilimitado para conectar a personas, empresas y organismos.

La era virtual en la que vivimos, es donde los hábitos y estilos de vida se han transformado por el desarrollo constante de las tecnologías digitales e Internet. En ese contexto, las herramientas tecnológicas y el espacio virtual han potenciado nuevas formas de comunicación, de trabajar, de informarse, de divertirse, de participar y vivir en una sociedad que se encuentra en la red.

Por esto, diferentes estudios y especialistas, aseguran que el aprendizaje en la era digital se caracteriza por una permanente conexión del aprendiz a este entorno, lo que nos lleva al diseño instruccional, el cual conecta la  educación con los  entornos  virtuales. 

El aprendizaje  electrónico , o e-learning,  se  realiza  a  distancia  a  través  de  canales  electrónicos  e  internet, principalmente. Lo que en el pasado se conocía como educación a distancia, actualmente es en línea y en contacto directo.

Sobre las teorías de aprendizaje

Respecto a la psicología, las teorías sobre el aprendizaje han estado estrechamente vinculadas a los métodos pedagógicos y se explican a partir de un contexto social determinado, derivadas de experiencias propias del momento histórico. 

Por ello, toda práctica educativa debe sustentarse en determinada teoría psicológica, las cuales pueden describir la manera en que se adquiere el conocimiento por lo que son descriptivas. También, permiten entender por qué funcionan las teorías del diseño educativo o instruccional, así como que el docente se oriente, apoyado en ellas, para poder iniciar un diseño instruccional.

La Era Digital

Las teorías de aprendizaje más conocidas y aplicadas son el conductismo, el cognitivismo y el constructivismo, y aunque todavía tienen mucha influencia, hay nuevos fenómenos relacionados con el aprendizaje producto del avance de las ciencias y las tecnologías que esas teorías no logran explicar convincentemente. 

El desarrollo de las tecnologías digitales y la expansión del uso de Internet, han transformado el ámbito educativo. Investigaciones revelan que las TICs (Tecnologías de la Información y la Comunicación) potencian habilidades y competencias que se ejercitan sobre todo en las prácticas digitales que los jóvenes llevan a cabo en contextos de aprendizaje informal.

Autores como George Siemens, Stephen Downes, Aguilar & Mosquera, coinciden al afirmar que el conectivismo sirve para interpretar y comprender los procesos asociados al aprendizaje y a la adquisición de conocimiento en el mundo actual, ligados a las tecnologías a través del e-learning. 

No obstante, consideran que sus principios no explican todas las formas de ambos procesos, ya que se encontrarían lagunas que son cubiertas por teorías anteriores, a las que el conectivismo complementa para adecuarlas al mundo tecnológico digital.

La teoría conectivista señala que el aprendizaje no solo está en las personas, también puede residir en las organizaciones, bases de datos, bibliotecas, fuentes tecnológicas o cualquier fuente de información, a las cuales denominan nodos de información especializada. 

Es decir que un nodo es cualquier cosa que pueda ser conectada a otro nodo como organizaciones, información, datos, sentimientos, imágenes, videos, exámenes, foros, etc. Actualmente, se piensa el aprendizaje como un proceso de formación de redes, como las conexiones entre dichos nodos, de manera que no es algo que se da aisladamente, por lo que resulta vital poder distinguir entre la información importante de la que no lo es.

La educación y lo digital

Los docentes en esta era digital deben utilizar la tecnología disponible para mejorar su metodología de enseñanza y el aprendizaje de sus alumnos, ya que la tecnología ocupa un lugar central no solo en el uso de nuevas metodologías, sino también en la readaptación del papel de los docentes en las aulas. Esto quiere decir, que los docentes deben tener una adecuada preparación en el uso de las TICs y así poder desarrollar procesos de enseñanza y aprendizaje de calidad.

Investigaciones afirman que el enfoque conectivista está centrado en el estudiante y pretende que cada alumno cree una red de aprendizaje de acuerdo con sus intereses y necesidades personales. Debe definir su proceso, e iniciar la búsqueda del conocimiento. 

El aprendizaje dependerá de cómo cada uno esté conectado con los demás y de las conexiones que establezcan entre ellos. Cada alumno buscará nuevos contenidos, pero también aportará al grupo, ya que para conocer hay que hacer conexiones y para aprender hay que construir redes.

De acuerdo con el rol que siempre se le ha dado, el profesor es el de acompañante del proceso educativo, por lo tanto no debe ser el responsable de transmitir información, ya que no tiene el conocimiento necesario para esto. Su papel es dar a conocer las herramientas de trabajo, plantear dudas y desplegar las capacidades necesarias para que el alumno se desarrolle en este nuevo entorno caracterizado por el caos. 

Otras de sus tareas son enseñar a los alumnos a construir sus redes; a sacar el máximo provecho de las oportunidades de aprendizaje; a cómo descubrir y organizar la información de forma eficiente; a guiarlos cuando no sepan que hacer; y mostrarles cuáles son las mejores formas de comunicarse y pedir ayuda.

De este modo, el conectivismo, es el único enfoque teórico actual que es capaz de  ofrecer  una comprensión adecuada de este tipo de aprendizaje. Mientras, las otras corrientes teóricas, tienen un  alcance  limitado  para  mostrar  la  influencia  del  mundo  digital  interconectado  sobre  la persona  que  aprende,  puesto  que  para  ellos  el  aprendizaje  siempre  es  individual  y voluntario, cualidades contrarias al aprendizaje digital  que permite una formación completamente en línea, donde los alumnos acceden a los contenidos, actividades, tareas y a tutores del curso.