El e-learning está cambiando, y xAPI, uno de sus estándares más innovadores, tiene mucho que ver en ello. Este nuevo modelo de e-learning viene a transformar la manera en la que los proyectos de formación en línea entienden a sus estudiantes.

Si aún no sabes qué es xAPI y por qué es tan crucial para la evolución del aprendizaje en línea y sus principales plataformas, en este post lo descubrirás. Sigue leyendo si quieres entender cómo funciona xAPI y cuán importante es para el sector del aprendizaje en línea.

¿Qué es xAPI?

xAPI, acrónimo de Experience API (API de experiencia), es un modelo de e-learning que facilita la recopilación de datos asociados con la experiencia de aprendizaje online y offline de una persona. 

Con el modelo xAPI es posible reunir información sobre las actividades formativas de una persona a un nivel mucho más avanzado que con estándares como SCORM. Por otro lado, también es capaz de compartir esta información en un formato común. De esta manera, muchas aplicaciones y programas pueden usar en conjunto dichos datos para brindar una experiencia educativa más completa.

En este sentido, xAPI, como modelo, propone mejoras orientadas a favorecer el aprendizaje adaptativo en las plataformas LMS y en cualquier proyecto de aprendizaje online.

Qué es xAPI
Fuente: Canva

¿Cómo funciona xAPI?

Como indica la página oficial de la API de experiencia, xAPI recolecta datos sobre las actividades de aprendizaje de una persona en un amplio abanico de tecnologías, sistemas, aplicaciones y softwares. Para hacerlo, ni siquiera requiere de un LMS, como sí ocurría en el pasado con SCORM, el estándar empleado por defecto en el sector del e-learning para empaquetar los contenidos formativos.

Pero, ¿cómo funciona específicamente? Veámoslo de manera sencilla.

En primer lugar, xAPI es capaz de grabar cualquier interacción relacionada con el proceso de aprendizaje que ocurra dentro de una entidad cliente o proveedor de actividades. 

Los proveedores de actividades pueden ser desde simples aplicaciones o softwares, hasta complejos LMS. Lo esencial es que son los que impulsan el proceso formativo con actividades, y de ahí su nombre. 

Cada proveedor de actividades, emite una declaración xAPI en el momento en el que el estudiante realiza una interacción relacionada con su formación. Posteriormente, la declaración xAPI se aloja en un LRS (contenedor de registro de aprendizaje), los cuales son repositorios en la nube conectados directamente con los proveedores de actividades.

Finalmente, este LRS puede intercambiar o compartir los datos con otras aplicaciones o sistemas que estén vinculados con el proceso formativo de un estudiante. Y, como xAPI usa un formato consistente para los datos que almacena, estos son fáciles de compartir y gestionar en un conjunto más amplio de softwares.

Cómo funciona xAPI
Fuente: Canva

¿Cuáles son las ventajas del modelo xAPI?

Como cabría esperar, el estándar xAPI ofrece muchas ventajas para el e-learning; estas son algunas de las principales:

1. Tiene un rastreo de actividades avanzado

A diferencia de estándares como SCORM, xAPI permite hacer un rastreo mucho más profundo y exhaustivo de las actividades formativas de los estudiantes. Y es que xAPI es capaz de monitorear interacciones que ocurren en casi cualquier tipo de plataforma, aplicación o software, lo cual significa que no está limitada a la plataforma de e-learning que uses.

De hecho, como destaca la plataforma GrassBlade, una plataforma especializada en la API de experiencia, con xAPI puedes rastrear desde proyectos de aprendizaje híbrido, aprendizaje móvil y hasta aprendizaje offline.

2. Posee mejor compatibilidad con sistemas y softwares de terceros

La clave del estándar xAPI, es que emplea un formato de empaquetado para los contenidos que es compatible con la gran mayoría de las tecnologías, sistemas y softwares empleados por el sector del e-learning en la actualidad.

Por lo tanto, elegir el estándar xAPI para tus proyectos de e-learning garantiza que todo el contenido que produzcas pueda compartirse fácilmente a través de muchas plataformas distintas.

3. Ofrece reportes muy completos

Un mejor rastreo de datos significa, además, mejores reportes. 

A diferencia del modelo SCORM, que puede producir reportes muy limitados, basados en cuestionarios básicos, xAPI permite recopilar y monitorear todas las acciones formativas de un estudiante, lo que le da la posibilidad de generar reportes e informes mucho más exhaustivos, detallados y personalizados.

4. Brinda una experiencia de aprendizaje personalizada

Al recopilar datos de forma precisa y facilitar su intercambio a través de tantos sistemas distintos, xAPI hace posible la aparición de proyectos de e-learning que conozcan realmente a sus estudiantes, y se adapten a estos.

Así, las plataformas que usen el modelo xAPI, podrán tener una idea clara del potencial, los desafíos y los intereses de sus usuarios; por lo tanto, podrán ofrecerles una experiencia formativa lo más personalizada posible.

5. Se adapta mejor a proyectos formativos complejos

Una de las más grandes ventajas del estándar xAPI en el e-learning, es su versatilidad y escalabilidad. Lo que significa que para proyectos de aprendizaje en línea muy grandes, no hay nada como xAPI, pues te dará la posibilidad de integrar sistemas y tecnologías que no serían una opción con un estándar como SCORM.

Mientras otros estándares y especificaciones del e-learning te obligarían a quedarte con un LMS y poco más para tu proyecto de formación online, el modelo xAPI te da la oportunidad de emplear todo un ecosistema de aplicaciones y softwares sin problemas de compatibilidad.

Ventajas de xAPI
Fuente: Canva

xAPI vs SCORM

Originalmente, y por muchos años, SCORM ha sido el estándar por defecto del sector del e-learning. Como modelo, ofrece lo justo para que las plataformas de aprendizaje online lleven adelante sus proyectos. 

Sin embargo, tanto su capacidad de rastreo, como su compatibilidad con aplicaciones, softwares y tecnologías, dejan mucho que desear. Básicamente, SCORM no es capaz de hacer un seguimiento de la experiencia de aprendizaje tan avanzado como se necesitaría, y depende de plataformas específicas, como los LMS, para funcionar adecuadamente.

El modelo xAPI, por otro lado, puede monitorear las actividades de los estudiantes en muchos tipos de softwares y aplicaciones, desde videojuegos educativos hasta LMS. Además, su rastreo es mucho más avanzado, y se aloja de manera eficiente en la nube, desde donde puede conectarse con el ecosistema de programas relacionados con la formación.

En pocas palabras, xAPI va más allá de los cursos empaquetados y las formaciones basadas en rutas estrictas y abre la puerta a cursos más flexibles, personalizados y enfocados en los usuarios. Lo cual ya es toda una tendencia en el mundo del e-learning, como demuestra la aparición de plataformas como los LXP.

xAPI vs SCORM
Fuente: Canva

Con todo lo que hemos visto en este post, seguro tienes mucho más claro qué es xAPI y cómo funciona este innovador modelo de e-learning. No cabe duda de que, para el aprendizaje en línea, se convertirá en un estándar crucial para continuar impulsando la evolución del sector y centrándose en el aprendizaje adaptativo.

De hecho, el e-learning cada día está más enfocado en la experiencia de usuario y en las formaciones online personalizadas, y para ello, xAPI es el estándar ideal. ¿Te ha parecido tan potente como a nosotros? Usarlo es más fácil de lo que parece, y es que plataformas como Moodle, Blackboard y LearnUpon ya implementan este estándar.

Atrévete a probar xAPI para tu proyecto de formación online y descubre por ti mismo lo que es capaz de conseguir.